¿Qué tan importante es el liderazgo para el éxito de una empresa?

Con una experiencia de 25 años como consultores empresariales podemos afirmar que es simplemente determinante. Difícilmente se puede hablar de grandes empresas sin grandes líderes. ¿Qué tan buen líder eres tú para para tu empresa y tus colaboradores?


 

Para empezar ¿qué es un líder?. El término proviene del inglés y hace referencia a conducir, guiar, dirigir. Un líder es el individuo de un grupo que ejerce una mayor influencia en los demás. En el libro “Liderazgo al más alto nivel” Ken Blanchard explica el concepto de “Liderazgo” como la capacidad de influir sobre los pensamientos y las acciones de otros, mediante el desencadenamiento del poder y el potencial de las personas y las organizaciones, para la obtención de un bien mayor.

Para poder influir en los demás y desencadenar su potencial, es necesario poseer ciertas características.  A lo largo del tiempo y a través de diferentes ejercicios en talleres de liderazgo, hemos generado un listado de alrededor de 100 características que la gente considera que un buen líder debe tener. Si las vemos como un “check list” indispensable para ser un “buen líder”, podría parecer casi imposible lograrlo. Pero en este artículo las hemos sintetizado  en tres aspectos generales que puedes ir desarrollando para potenciar tu capacidad de liderar.

 

  1. Un líder es una persona exitosa en su actividad diaria

Un líder hace lo que debe de la mejor manera.  Genera resultados, trabaja con estrategia, es transparente y honesto consigo mismo y con su equipo, maximiza su rendimiento, se prepara continuamente… sus clientes lo respetan y sus colaboradores lo valoran y admiran, porque refleja éste éxito en todas sus actividades cotidianas.

Ésta continua auto exigencia, esta constante preparación y mejora de su propio desempeño, hace que pueda convertir ideas de negocio en dinero, decisiones en mejoras para el funcionamiento de la empresa y grupos de personas en auténticos equipos o células de líderes que contagien al resto de la organización.

Cada vez que realices una tarea; cada vez que desarrolles una idea, y en general en cualquier actividad o responsabilidad cotidiana, pregúntate a ti mismo: “¿esto es lo mejor que puedo hacerlo, o puedo mejorar?”.

 

  1. Motiva, corrige y coordina a sus trabajadores

Un líder logra que sus colaboradores se identifiquen con la misión y visión de la empresa. Conoce y domina los medios adecuados para convertir a sus empleados en auténticos líderes, no impone sus reglas, persuade y convence a través de la empatía y la autoridad.

Un verdadero líder es coach: convence, motiva, capacita, desarrolla, empodera, faculta a sus colaboradores. Con todo esto logra que mejoren la calidad de su trabajo y se motiven a seguir aportando sus experiencias a la empresa y al trabajo en equipo.

Un auténtico líder expone sus objetivos con pasión, pero retroalimenta sus decisiones con las opiniones de sus empleados, les da su lugar, los involucra.

Aunque parezca increíble hemos asesorado en estos últimos años a empresas donde algunos jefes siguen utilizando el modelo obsoleto de autoridad impositiva sin derecho a réplica; jefes que no les gusta escuchar a sus colaboradores y pierden la increíble oportunidad de encontrar ideas innovadores y creativas para el crecimiento y mejora de la empresa. No se dan cuenta que esta práctica basada en el abuso afecta muy negativamente a la unión entre un verdadero líder y su equipo de trabajo, perdiendo además valiosísimas propuestas para generar desarrollo.

Las personas rinden más y aportan más cuando están seguros y convencidos de lo que hacen.

 

  1. Es agradable y amistoso con su equipo de trabajo

Una de las habilidades básicas de un líder es la habilidad humanística. En ocasiones los jefes creen que el saber tratar bien a su equipo de trabajo no es tan relevante como otras características o habilidades, pero es básico que un verdadero líder sea empático con su gente. Un líder jamás puede perder de vista que los colaboradores son la base de la operación del negocio y representan la imagen de la empresa ante los clientes.

La habilidad de dirigir de un líder le permite mantener el rango de autoridad con sus colaboradores a la vez que obtiene respeto y admiración. Generalmente cuando el jefe ordena, manipula y se impone de manera dictatorial a su gente, éstos generan un rechazo automático, desconfían de él y se quebranta ese lazo de compromiso con la empresa y con la actividad que realizan.

Nos hemos encontrado en diferentes organizaciones con el triste caso de colaboradores muy comprometidos con la filosofía de la empresa, con grandes habilidades técnicas para realizar su trabajo, pero en búsqueda de otras oportunidades laborales simplemente porque ya no soportan la forma de dirigir de su jefe inmediato: “me gusta mi trabajo, pero ya no aguanto a mi jefe”.

Y tú… ¿eres un motivo para que la gente se comprometa más con la empresa y quiera permanecer en ella? ¿o eres un jefe que provoca que sus colaboradores quieran dejar su trabajo?

 

 Siempre una orden será mejor captada y ejecutada si viene de un líder empático que de un jefe desinteresado con su personal.

¿Cómo te evalúas tú y tu equipo de líderes con respecto a estos tres puntos básicos? Un líder debe estar en constante preparación. En Bester Consultores® somos especialistas en desarrollar habilidades de liderazgo en tu equipo directivo y gerencial. Lo hacemos desde hace más de 20 años con empresas líderes del sureste de México.

¿Qué esperas para llevar a tu organización a un nivel de desempeño superior?

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *